Ibiza 1.5 GLX "Número 1"


En 1984, el lanzamiento internacional del Ibiza en el Salón de París supuso un claro punto de inflexión en la historia de SEAT. Era mucho más que otro nuevo modelo, ya que era el primero creado y desarrollado por SEAT desde cero… (leer más)

img1

FICHA TÉCNICA

Lanzamiento: Primavera 1984

Cese de producción: Inicios 1993

Precio: 988.157 Ptas.

Unidades producidas: 1.284.648 (total Ibiza I)

Gasolina, 4 cilindros en línea

Disposición: Delantero transversal

Diámetro x carrera: 83 mm x 67,5 mm

Cilindrada: 1.461 cc

Distribución: 1 árbol de levas en cabeza, con taqués hidráulicos

Alimentación: 1 carburador Weber 32

Potencia máxima: 85 CV a 5.600 rpm

Par máximo: 120 Nm a 3.500 rpm

Velocidad máxima: 170 km/h

Tipo: Tracción delantera

Cambio: Manual de 5 velocidades, más marcha atrás

Embrague: Monodisco en seco

Suspensión delantera:
Independiente, tipo McPherson. Muelles helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora

Suspensión trasera:
Independiente, con ballesta transversal y amortiguadores hidráulicos

Dirección: De cremallera

Delanteros/traseros: Disco/Tambor

165/65 SR 14

Carrocería: sedán 2 volúmenes, 3/5 puertas, 5 plazas

Longitud/anchura/altura: 3.640/1.610/1.390 mm

Batalla: 2.448 mm

Peso: 920 kg

En 1984, el lanzamiento internacional del Ibiza en el Salón de París supuso un claro punto de inflexión en la historia de SEAT. Era mucho más que otro nuevo modelo, ya que era el primero creado y desarrollado por SEAT desde cero. En su momento parecía una apuesta arriesgada, pero el tiempo ha demostrado que fue todo un acierto. Con la quinta generación en el mercado y alrededor de 6 millones de unidades fabricadas, el Ibiza es uno de los SEAT por excelencia.

img3
img3

La gestación de la primera generación del Ibiza es uno de los episodios más extraordinarios de la historia de la industria española de automoción. El coche supuso una gran novedad, aunando el espacio y la habitabilidad de los modelos del segmento superior con un tamaño más compacto (3,6 metros de largo). El Centro Técnico de Martorell planteó todo el proyecto y contó con la colaboración de firmas de renombre, como la Italdesign de Giorgio Giugiaro para el diseño, Karmann para la industrialización y desarrollo de la carrocería, y Porsche para la tecnología aplicada a los motores (de ahí la leyenda SEAT System Porsche que el Ibiza luciría en la tapa de la culata del motor).

La llegada del Ibiza constituyó un nuevo punto de partida para la compañía y dio nuevos bríos a la cadena de producción. Con una oferta de motorizaciones que acabaría abarcando desde los 0.9 litros y 44 CV del Junior hasta los 110 CV de la versión 1.7 de gasolina, y el eficaz propulsor diésel de 55 CV, el Ibiza ejerció un gran poder de atracción entre los usuarios, tanto españoles como extranjeros, ya que el volumen de exportaciones fue muy destacado, llegando a romper incluso la barrera de las 119.000 unidades en 1990.

img3
img4

Gracias al primer Ibiza, SEAT empezó a forjar una imagen independiente que contribuyó a internacionalizar la marca y proyectarse hacia el futuro. Con el Ibiza como tarjeta de presentación de la creatividad y saber hacer de SEAT, la marca española iniciaría su integración en el Grupo Volkswagen apenas dos años después de la aparición del Ibiza I.

La presentación del Ibiza se llevó a cabo durante la primavera de 1984 en la isla mediterránea del mismo nombre, y el nuevo coche se puso a la venta a partir de octubre, coincidiendo con el lanzamiento internacional en el Salón de París. La gama inicial del Ibiza se declinó en tres niveles de acabado: L, GL y GLX, combinados con los motores System Porsche de 1.2 y 1.5 litros de gasolina, y un diésel. Así, el tope de gama era el Ibiza 1.5 GLX, de 85 CV. Exteriormente se distingue por las características llantas de aleación ligera con múltiples radios, y también ofrece elevalunas eléctricos y cierre centralizado de las puertas.

img5
img6

Precisamente la primera unidad fabricada del SEAT Ibiza fue un 1.5 GLX. SEAT HISTÓRICOS conserva en su Colección este chasis número 1, de color rojo, que salió de la cadena de montaje de SEAT en la Zona Franca de Barcelona el 27 de abril de 1984. Este ejemplar de gran valor histórico suele participar en eventos y exposiciones como símbolo de la nueva identidad de SEAT. Y es que rara vez un modelo ha significado tanto para una marca como el Ibiza para SEAT.

Una vez asentado en el mercado, el Ibiza recibió en 1986 la carrocería de cinco puertas y en 1988 aparece el motor de inyección 1.5 SXI System Porsche de 100 CV. Finalmente, en 1989 y 1991 el Ibiza se somete a sendos restyling (el primero, centrado en el interior y el segundo, en el exterior), antes de la aparición de la segunda generación, en 1993.

img9
img9

Para entonces se habían fabricado más de 1.300.000 unidades solo de la primera generación, de manera que el Ibiza I se convirtió en el segundo SEAT que superaba la barrera del millón de coches producidos, después de la familia 127/Fura.

img9